OSTEOPATIA SACRO-CRANEAL » Rafa García Osteópata
15922
page-template-default,page,page-id-15922,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive
 

OSTEOPATIA SACRO-CRANEAL

Aunque realmente podríamos incluir la Osteopatía Sacro-Craneal (o Cráneo-Sacra) , como una disciplina mas dentro de la Osteopatía, al igual que en el caso de la Osteopatía Visceral, me parece conveniente el dejarle su propio apartado y poder extenderme lo suficiente , con la idea de que a quien os despierte interés , tengáis la oportunidad de profundizar un poco más en estas técnicas tan característica.

FUNDAMENTOS DE LAS TECNICAS SACROCRANEALES

La Osteopatía Sacro-Craneal, se basa en dos fenómenos fisiológicos:

El movimiento presente en las suturas del cráneo.

Un impulso rítmico en el interior del cráneo, distinto de cualquier otro tipo de impulso conocido. El Mecanismo(o Movimiento) Respiratorio Primario o (MRP).

¿Y por qué y cómo se mueven los huesos del cráneo? Digamos que se mueven para permitir “respirar” al encéfalo, que está contenido en el, ya que las células especializadas del cerebro en el mantenimiento y la nutrición del tejido nervioso, que tienen la particularidad de contraerse y dilatarse, lo que hace que el cerebro se dilate y se contraiga, de unas 3 a 6 veces por minuto.

Entre los huesos del cráneo y el cerebro existen unas envolturas, que se llaman meninges, y protegen el encéfalo atraviesan el canal vertebral, y rodean la medula espinal para terminar en el Sacro. Por el interior de estas meninges circula el Liquido Cefalorraquideo (LCR).Las contracciones rítmicas del cerebro provocan en el interior del cráneo oleadas de fluctuaciones liquidas que se propagan difundiéndose por las meninges y el Sistema Nervioso, los osteópatas americanos lo llaman CRI (Impulso Rítmico Craneal).

Sutherland, le dio a este sistema el nombre de Mecanismo Respiratorio Primario (MRI), que es anterior en el embrión antes de que aparezca la respiración costal (pulmonar).

Otro concepto importante que describió Sutherland es “el reloj cráneo-sacro” donde el engranaje de este reloj serian los huesos del cráneo, el raquis, las meninges vertebrales conformarían el reloj en sí, y el péndulo se correspondería con el Sacro. La Teoría que se relaciona con este reloj, dice que si los engranajes (huesos del cráneo) se tuercen, el péndulo (Sacro) se desequilibra y si este último se desajusta, desviará los engranajes , es decir un desequilibrio en los huesos del cráneo , afecta al Sacro y viceversa.

Osteopatia Sacro-Craneal
Osteopatia Sacro-Craneal

El objetivo general que se busca conseguir con las técnicas Sacrocraneales es normalizar la función nerviosa, buscando el equilibrio en la misma.

OBJETIVOS E INDICACIONES DEL TRATAMIENTO CRANEAL

El objetivo general que se busca conseguir con las técnicas Sacrocraneales seria normalizar la función nerviosa, buscando el equilibrio en la misma.

Si hablamos de las indicaciones destacar las siguientes:

  • Disfuncionamientos en cabeza y cara (Destacar las producidas en la ATM) Neuralgias faciales, oculares, auriculares y dentales
  • Cefaleas (dolores de cabeza)
  • Otitis, Rinitis, Sinusitis
  • Perturbaciones en Audición, Gusto, Olfato y Visión

Contraindicaciones del tratamiento craneal

Sobre todo no actuar en caso de: Fiebre, traumatismos directos, latigazo cervical, procesos infecciosos como la meningitis, en hemorragias o en caso de Ictus.

BENEFICIOS

Entre otros podemos destacar; Relajación, eliminación del estrés, actúa paliando el insomnio, o combate los efectos del Bruxismo.

Antes de terminar me gustaría deciros para los que no habéis probado nunca las Técnicas Sacrocraneales , que es un placer disfrutar de las mismas y no son nada invasivas, son muy efectivas combinadas con otras técnicas (por ejemplo utilizadas con la Osteopatía Estructural o el Quiromasaje) , suelen ser más lentas en su desarrollo y resultado, generan un equilibrio que se va a asentar con el paso de las horas e incluso días, y aunque desde la primera sesión se comienzan a sentir sus efectos ,generalmente necesitan un proceso de varias sesiones. ¡Os invito a que las probéis, y seguro que disfrutareis de una grata experiencia!

Ven a una sesión conmigo
Movimiento/Mecanismo Respiratorio Primario (MRP)

Movimiento/Mecanismo Respiratorio Primario (MRP)

El Movimiento Respiratorio Primario, es un movimiento involuntario que funciona de manera rítmica en dos tiempos, Flexión y Extensión, y se repite entre3-6 veces por minuto, este MRP sería responsable de la micro-movilidad de cada una de las células del cuerpo humano, comprende el ciclo de expansión-contracción celular.

El MRP es una movilidad inherente del Sistema Nervioso, una fluctuación del Liquido Cefalorraquideo (LCR), una movilidad de la duramadre del cráneo y la medula espinal y una movilidad involuntaria del Sacro y los Iliacos.

Hablábamos en el párrafo anterior de Flexión y Extensión, para explicarlo sencillamente, en la fase de flexión cráneo-sacra, el cuerpo entero de dilata, se expande, y por el contrario en la fase de extensión cráneo-sacra todo el cuerpo se contrae.

El Mecanismo Respiratorio Primario presenta los siguientes fenómenos:

  1. Movimientos propios del Cerebro y de la Medula
  2. La Fluctuación del Líquido Cefalorraquideo (LCR)
  3. Movilidad de las membranas intracraneales e intrarraquídeas
  4. La movilidad de los huesos del cráneo
  5. La movilidad involuntaria del hueso Sacro entre los Iliacos.

 

En cuanto a los movimientos propios relacionados con el Cerebro, podemos observar que la apertura del cráneo esta sincronizada con las pulsaciones cardiacas y con los cambios de presión respiratorios, coincidentes con la inspiración y espiración de los pulmones, pero también se relaciona con otra pulsación, que no coincide con ninguna de las dos anteriores y que mantiene un ritmo constante.

La circulación y fluctuación del Liquido Cefalorraquideo comienza con su producción en los Plexos Coroideos que se encuentran en el cerebro y de ahí pasan al conducto de la medula espinal .El L.C.R. actúa protegiendo al cerebro y la medula espinal y además es el encargado de llevar los nutrientes a los tejidos del Sistema Nervioso Central.

Para Sutherland el Liquido Cefalorraquideo tiene otras dos características:

  • Una energía física que parece actuar a través de todo el organismo como un mecanismo
    hidrodinámico.
  • Un potencial eléctrico que actúa en fases positivas y negativas de forma alterna.

Las membranas intracraneales e intrarraquídeas (Dentro del canal vertebral), las Meninges, se dividen en tres capas; Piamadre, la más interna que irriga con sangre tanto el cerebro como la medula, Aracnoides , una capa intermedia que se sitúa entre las otras dos, y la Duramadre , las mas externa de las tres , es más gruesa y fibrosa que las otras y forma dos porciones de membrana , La Hoz del Cerebro, que se encuentra entre los dos hemisferios cerebrales (en posición vertical) y de la base de esta, en posición horizontal nace La Tienda del Cerebelo, que separa el cerebro del cerebelo, También existe una tercera parte que nace en vertical por debajo de la Tienda del Cerebelo ,esta extensión es La Hoz del Cerebelo.

Las tres membranas que he mencionado en el párrafo anterior forman las llamadas Membranas de Tensión Reciproca y su función es guiar y limitar los movimientos de los huesos del cráneo y actúan desde un punto de apoyo, donde confluyen las 3 y que se ha llamado Fulcro (punto de apoyo) de Sutherland.

Es importante resaltar que las Meninges Raquídeas, constituyen el “lazo”, que une el Sacro y el Cráneo.

Aunque no es perceptible a simple vista, como he comentado anteriormente, los huesos del cráneo no se mueven, pero realmente no están soldados entre sí, están “articulados” a través de las suturas. Estos “movimientos” dependen de cada uno de los huesos, en general, como en el caso de otros huesos del cuerpo, serian en Flexión Extensión, caso del Occipital o del Esfenoides o Rotación Interna-Rotación Externa caso que se da en el Frontal, los Parietales o los Temporales.
En cuanto al punto de la Movilidad Involuntaria del Sacro entre los Iliacos y que se debe distinguir de la movilidad postural. El movimiento involuntario depende del Movimiento Respiratorio Primario y se transmite a través de la Duramadre en sus inserciones más inferiores. Son los ligamentos que unen al Sacro con los iliacos los que le permiten “balancearse”, sin cambiar su tensión y este movimiento se produce de forma sincronizada con el resto del mecanismo sacro-craneal, comenzando con el movimiento de flexo-extensión del Occipital.

Articulaciones a tener en cuenta

ARTICULACIONES A TENER EN CUENTA

Aunque todas y cada una de las articulaciones son importantes, ya que la pérdida de “movilidad” en las mismas afectaría al buen funcionamiento general, os voy contar de forma breve unas nociones de dos de las más importantes y que más afectan al funcionamiento del Sistema Sacro-Craneal

Articulación Esfenoides-Occipital, Sínfisis Esfeno-Basilar (SEB)

Analizando sus componentes, nos encontramos por un lado con el Esfenoides, que se conoce como “Llave del Cráneo”, por su situación, en la parte media de la base del cráneo y por la cantidad de huesos con los que articula, con el Frontal, el Etmoides, el Vómer, Los Malares, Los Palatinos, Maxilares, Temporales, Parietales, y el hueso Occipital, esto nos puede indicar lo que podría suponer para la movilidad general un “bloqueo” del Esfenoides , por todas las repercusiones que tendría en otras estructuras.

El único contacto que podemos tener con el Esfenoides desde el exterior es a través de sus Alas Mayores, a las que podemos acceder a la altura de las sienes.

El otro componente de la SEB, es el Occipital, si hablábamos de la importancia del Esfenoides, no es menor la del Occipital, ya que asegura la unión entre el cráneo y la columna vertebral, que a su vez en su otro vértice articula con el Sacro, además articula con los Parietales, los Temporales y con El Esfenoides con el que forma la Sínfisis Esfeno-Basilar.

Los movimientos fisiológicos en la articulación Esfenoides-Occipital, son la flexión y la extensión. La flexión corresponde con la fase de expansión del Liquido Cefalorraquideo y produce un movimiento de basculación anterior del esfenoides y de basculación posterior del occipital. En la extensión ocurre lo opuesto.

Articulación Temporo-Mandibular ATM

Esta articulación está formada por el por el hueso Temporal y la Mandíbula (Maxilar Inferior).En el caso de pérdida de movilidad de los huesos temporales pierden movilidad y quedan asimétricos entre ellos, generando un desalineamiento en la ATM en ambos lados.

La disfunción en la ATM, genera una serie de síntomas asociados, como:

  • Cefaleas
  • Trastornos auditivos; Acufenos, Vértigos, Hipoacusias
  • Trastornos craneocervicales; Dolor de Nuca, Rigidez
  • Trastornos Psicológicos; Estrés emocional, Alteraciones psicológicas.
Pide cita conmigo
Un poco de historia

UN POCO DE HISTORIA

A finales de los años 30 del siglo XX el Dr. William Gardner Sutherland (1873-1954), que había sido alumno de Andrew Taylor Still, padre de la Osteopatía en 1895, vemos por tanto que se trata de una disciplina relativamente joven en comparación a otras.

Sutherland, estaba estudiando los huesos del cráneo y fue consciente de que no estaban fusionados entre sí, como se pensaba en ese momento desde la medicina, a finales de siglo XIX y principios del XX, si no que se movían (se mueven micras, no se trata de la magnitud de movimiento de otras articulaciones) y este movimiento tenía una importancia funcional, no descubierta hasta entonces. Podríamos decir que los huesos del cráneo, como los del resto del cuerpo, se unen en articulaciones, que en este caso, se les denomina Suturas.

Harold Magoun (1898-1981) discípulo de Sutherland, publicó muchos artículos de literatura profesional relacionados con estas técnicas, y es autor del libro “Osteopatía en el Campo Craneal”.

John E. Upledger (1932-2012) medico, cirujano, investigador y profesor que se derivo hacia la Osteopatía y se centro más que en los huesos del cráneo, en las Membranas craneales, de las que más adelante hablaremos.

Viola Fryman (1921-2016) Graduada en el Colegio de Médicos Osteópatas y Cirujanos de los Ángeles, también fue alumna de el Dr. Sutherland, entre otras muchas cosas, ha publicado numerosos artículos sobre Osteopatía Sacro craneal en niños recién nacidos.

HABLEMOS UN POCO DEL CRANEO

Sin entrar en grandes detalles y de forma general, es interesante que veamos un poco de la estructura de nuestro cráneo. Si echamos un vistazo desde el punto de vista anatómico tenemos 22 huesos en el cráneo, en dos grupos diferentes, de los cuales 8 pertenecen al grupo craneal y 14 al grupo facial.

Los 8 craneales son los siguientes:

  • Frontal
  • Occipital
  • Esfenoides
  • Etmoides
  • Parietales (2)
  • Temporales (2)

Los 14 pertenecientes al Grupo facial:

  • Lagrimales (2)
  • Palatinos (2)
  • Nasales (2)
  • Maxilares (2)
  • Malares (2)
  • Conchas Inferiores (2)
  • Vómer
  • Mandíbula