FASCIAS » Rafa García Osteópata
16454
post-template-default,single,single-post,postid-16454,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive
 

FASCIAS

FASCIAS

FASCIA O SISTEMA FASCIAL

 

Hoy quiero hablaros de la Fascia, o quizás mejor debería decir del Sistema Fascial, seguro que muchas de vosotras habréis oído este término, y quizás no sabéis identificarlo, o quizás sí, a mi me gusta explicaros cuando venís a mi consulta que si os habéis fijado cuando veis un filete de pollo o de ternera, en esa “telilla” semi-transparente, o blanquecina, eso es la fascia.

El tejido fascial se distribuye por todos los sistemas corporales, envuelve, sostiene y forma parte de los órganos, los músculos esqueléticos, el torrente sanguíneo, el tejido óseo o las meninges.

El sistema fascial crea capas interdependientes a diferentes profundidades, desde la piel hasta la cobertura del hueso.

Quizás la definición más completa que se da sobre el sistema fascial, es la que define el Comité de Nomenclatura de la Fascia: ”El sistema fascial consiste en un continuo tridimensional de fibras blandas que contienen colágeno, tejidos conectivos fibrosos laxos y densos que impregnan el cuerpo. Incorpora elementos como tejido adiposo, adventicia y vainas neurovasculares, aponeurosis, fascias profundas y superficiales, cápsulas articulares, ligamentos, membranas, meninges, expansiones miofasciales, tendones, fascias viscerales y todos los órganos intramusculares. y tejidos conectivos intermusculares. El sistema fascial interpenetra y rodea todos los órganos, músculos, huesos y fibras nerviosas, dotando al cuerpo de una estructura funcional y proporcionando un entorno que permite que todos los sistemas del cuerpo funcionen de manera integrada”, estos investigadores aseguran que el continuo que forma la fascia seria el que asegura la salud del cuerpo.

El movimiento normal del cuerpo lo permite la presencia de los tejidos fasciales. Una de las características, muy importante, de la fascia, es su capacidad de adaptarse al estrés mecánico, esto quiere decir que cuando presionamos sobre el cuerpo, en la piel, sobre un músculo o sobre un órgano, los cuales, como hemos dicho están recubiertos de fascia, esta presión (estrés mecánico), genera, a través de diferentes procesos complejos, cambios fisiológicos y bioquímicos a nivel celular, a este proceso se le conoce como Mecanotrasduccion.

Las diferentes capas de fascias, “deslizan” unas sobre otras y sobre músculos y órganos. Cuando este deslizamiento no se produce o se produce de forma deficiente, se producen “bloqueos, que afectan al movimiento de nuestras articulaciones, limitándolas en ocasiones, y muchas pueden producir dolor, ya que limitan las funciones de la musculatura y de los órganos, además las fascias, tienen diferentes tipos de receptores entre ellos, nociceptores (receptores del dolor).

La continuidad de las fascias es la que permite la distribución adecuada de la información de la tensión producida por los diferentes tejidos cubiertos o sostenidos por la fascia para que todo el sistema corporal pueda interactuar en tiempo real, incluida la piel.

Las cicatrices, por ejemplo, son resultado de la falta de deslizamiento entre las diferentes capas fasciales, estas adherencias pueden ser el origen de dolores recurrentes. La disfunción del sistema fascial, tendría también influencia en nuestras emociones, la posición del cuerpo estimula áreas emocionales y las alteraciones fasciales influyen en la postura corporal.

La fatiga crónica, también puede estar relacionada con el sistema fascial, este tipo de fatiga aparece en patologías como la fibromialgia.

Algunas de las áreas fasciales más importantes o de mayor tamaño, serian las fascia Toraco-Lumbar, situada entre la zona lumbar y la zona dorsal baja, la fascia Lata, que recorre el lateral del muslo desde la cadera hasta el lateral externo de la rodilla o la fascia abdominal, todas ellas son fascias de un gran grosor y gran extensión y como hemos dicho anteriormente, se relacionan, como el resto de fascias, con todo sistema fascial  como un continuo.

Resumiendo, debemos tener en cuenta en todas nuestras dolencias, limitaciones de movimientos, e incluso en algunas afectaciones emocionales, las posible influencias de una restricción o mal funcionamiento en el sistema fascial. Desde las técnicas manuales y en particular desde la Osteopatía, se llevan a cabo una variedad de técnicas especificas que trabajan directamente sobre el sistema fascial,ayudando a mantener su equilibrio.

Quiero dar las gracias a dos maestros que me han ayudado a profundizar más en el viaje por las fascias, sinceramente agradecido :

Oscar Sánchez Martínez Diplomado en Fisioterapia por la Universidad Complutense de Madrid.
Postgrado en Terapia Manual Ortopédica.

Juan Pablo Leonfanti Lic. Kinesiólogo Fisiatra (Universidad de Buenos Aires). Certificado en Osteopatía (Escuela Osteopática Buenos Aires).

Bibliografía : https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK493232/