LA IMPORTANCIA DEL ENTRENAMIENTO DE LA FUERZA » Rafa García Osteópata
16447
post-template-default,single,single-post,postid-16447,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive
 

LA IMPORTANCIA DEL ENTRENAMIENTO DE LA FUERZA

LA IMPORTANCIA DEL ENTRENAMIENTO DE LA FUERZA

LA IMPORTANCIA DEL ENTRENAMIENTO DE LA FUERZA

Hoy me gustaría hablaros y compartir con vosotras lo que para mí ha sido un gran descubrimiento, la importancia que puede tener para el buen estado de nuestras articulaciones y músculos el trabajo de Fuerza. Hasta hace tan solo unas semanas para mí el trabajo de fuerza era algo secundario, pensaba que con hacer un trabajo aeróbico era suficiente, tenia falsas creencias sobre los posibles perjuicios que podía generar en personas mas vulnerables, en niños, personas mayores o personas con ciertas patologías (osteoporosis, artrosis o cáncer) que podría generarles más problemas que beneficios, dada su fragilidad, pero esto cambio a raíz de unas formaciones que estoy realizando para seguir ampliando mis conocimientos y gracias a grandes profesionales, mi visión ante este tema ha cambiado de forma sustancial.

Veamos cuales son algunos de sus beneficios :

– Mejora de la movilidad funcional, ayuda a tener unos mayores rangos de movilidad de nuestras articulaciones.

– Fortalecimiento de tendones, ligamentos, fascias y articulaciones.

– Aumento de la densidad de los huesos, aumento del grosor de la corteza ósea en huesos largos (como el Fémur).

– Ayuda a mejorar nuestra postura, lo que induce a un menor riesgo de dolores musculares.

– Ayuda a una mayor y más rápida mejoría después de lesiones o patologías en el aparato locomotor (lesiones de rodilla, o tobillo, osteoporosis o artrosis…).

– Efectos beneficiosos a nivel hormonal o circulatorio.

– Produce un aumento de la calidad de vida en personas mayores.

– Ayuda a mejorar el desarrollo de niños/as y adolescentes.

– Influencia positiva a nivel emocional, al igual que con otras formas de actividad física.

Estos son solo algunos de los beneficios que me han parecido más reseñables, pero me gustaría hacer hincapié en el entrenamiento de fuerza en casos de los pacientes oncológicos, ya que quizás es lo que más me sorprendió, éste tipo de entrenamiento se puede llevar a cabo en cualquier fase de la enfermedad, siempre adaptándolo al estado físico y emocional de la persona, ayuda a recuperación de masa muscular, aumenta la capacidad cardiovascular, mejora la coordinación y motricidad y disminuye la sensación de fatiga entre otros beneficios.

Es muy importante tener en cuenta, que para poder desarrollar entrenamiento de fuerza, como en la mayoría de disciplinas, la importancia de ser guiado por profesionales bien preparados, que vayan pautando de forma adecuada cual es el entrenamiento, la intensidad o la frecuencia más conveniente para cada persona y dependiendo del objetivo a conseguir en cada momento, ya que el no estar bien asesorado o guiado puede generar lesiones de diferente tipo, sin siquiera conseguir los beneficios buscados.

Antes de terminar me gustaría dar las gracias a las dos personas que me descubrieron este magnífico campo de bienestar en primer lugar a Soraya Casla, Doctora en Ciencia de la Actividad Física y del Deporte y especialista en Actividad física y cáncer, y a Javier González, Doctor en Ciencia de la Actividad Física y del Deporte y preparador físico de deportistas de diversas disciplinas y niveles, muchas gracias a ambos por vuestras enseñanzas.