ACEITES » Rafa García Osteópata
16398
post-template-default,single,single-post,postid-16398,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive
 

ACEITES

ACEITES

ACEITES ESENCIALES

Como ya os hablaba en una entrada anterior, para realizar la mayoría de los masajes salvo en algunas maniobras específicas, necesitamos un vehículo deslizante que normalmente suele ser aceite bien sea líquido o en forma de crema sólida, en mi caso uso aceite de almendras como aceite base o portador. A este aceite le podemos añadir una variedad  de esencias que elegiremos en base a lo que queramos tratar.

Los aceites esenciales son básicamente un producto de la destilación de plantas aromáticas y se extraen de diferentes partes de la planta, hojas, raíces, flores, semillas, tallos, etc , están compuestos de diferentes moléculas como terpenos, fenoles o ésteres que son las que dotan a estos aceites de sus propiedades.

Los aceites esenciales tienen una serie de características generales; concentración elevada, es decir para conseguir una pequeña cantidad de aceite es necesario utilizar mucha cantidad de corteza, hojas, flores o la parte de la planta de donde lo vayamos a extraer, consistencia oleosa (no grasa), pudiendo ser más o menos fluidos y necesitan una especial conservación, generalmente en un frasco de vidrio opaco, preservándolos del aire y la luz ya que se evaporan con facilidad y se pueden desvirtuar y perder sus propiedades.

Antes os comenté que estos aceites esenciales eran un complemento para el aceite base utilizado en los masajes como vehículo deslizante, a este tipo de aceites se les denomina aceites portadores, en mi caso utilizo aceite de almendras dulces, pero existen otro tipos que también se usan como son el aceite de sésamo o el aceite de semillas de uva. A la hora de preparar nuestro aceite base o portador con aceites esenciales debemos tener en cuenta las proporciones de cada uno de ellos, la proporción aconsejada  sobre una cantidad de aceite base de 50 ml se añaden unas 20 gotas de aceite esencial, ya que si nos pasamos con la cantidad de aceite esencial podría ser perjudicial pudiendo producir irritación en la piel o incluso quemaduras en caso de una cantidad exagerada. Hay que tener en cuenta que nunca debemos usar aceite esencial sin mezclar directamente en la piel.

Para terminar me gustaría nombrar tres tipos de aceites esenciales muy usados en los masajes; Aceite esencial de Albahaca, muy beneficioso en caso de fatiga muscular por sobrecarga, Aceite esencial de Lavanda  por sus propiedades calmantes y equilibradoras y el Aceite esencial de Romero como complemento para aliviar dolores articulares y molestias musculares .

REFERENCIAS:

-María Rosa Fiszbein   Aromaterapia  Editorial RBA